El incremento de impuestos que el Gobierno prometió para las rentas más altas se ha quedado en un discreto retoque al alza para ingresos superiores a 120.000 euros anuales, unos 5000 euros al mes.

Tras elevar el IVA, congelar las pensiones y reducir los sueldos públicos, el Gobierno ha optado ahora por gravar más a las rentas superiores en el IRPF.

¿Cómo lo hace?

Lo hará fijando nuevos tramos dentro de la Ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2011: un nuevo tramo en el IRPF.

Este nuevo tramo consistiría en gravar a las rentas a partir de 120.000 ó 130.000 euros con un tipo superior al 43%, que es el actual tipo máximo.

Durante la última reforma fiscal, el IRPF quedó establecido de la siguiente manera:

  • 24% para rentas de entre 5.050 y 17.360 euros
  • 28% para rentas de entre 17.360 y 32.360 euros
  • 37% para rentas de entre 32.360 y 52.360 euros
  • 43% para slots los ingresos superiores al importe máximo anterior

La medida supone desandar play pokies el camino de alivio fiscal que emprendió el Gobierno en 2007, con bajadas del 45% al 43% en el tipo máximo y una reducción de cinco a cuatro tramos.

La subida representa una media de entre 1.700 y 2.000 euros más para esos contribuyentes adinerados, considerando que son unos 100.000 los afectados.

Esta subida de impuestos afectará más a los habitantes de Andalucía, Asturias, Baleares y Cataluña, cuyos Ejecutivos han elevado también el tipo marginal en la mitad del impuesto sobre la que tienen competencias.