Hace casi un mes que dio comienzo la campaña de hacer la declaración de la Renta gestoria correspondiente a los rendimientos fiscales del año 2022. Los contribuyentes ajustan cuentas con la Agencia Tributaria antes de que el plazo llegue a su fin, el día 30 de junio.

A la hora de hacer la declaración de la Renta gestoria, los contribuyentes pueden contar con una serie de deducciones en función de su situación personal, laboral… y otra serie de factores, que permitirán ahorrar todo el dinero posible al rendir cuentas con Hacienda. Estas deducciones fiscales son aplicables a diferentes tipos de impuestos, como pueden ser el IVA o el Impuesto sobre Sociedades, pero en el caso de la declaración de la Renta, las deducciones aplicables al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) son las que interesan.

¿Qué son las deducciones?

Es importante no confundir los gastos deducibles con las reducciones. Las deducciones fiscales son una disminución parcial o total de la tasa tributaria de un impuesto, mientras que las reducciones solo son aplicables una vez hayan sido computados los ingresos totales y los gastos deducibles con los que se puede determinar el rendimiento neto de la actividad económica realizada.

Estas deducciones sobre el IRPF pueden tener carácter estatal, aplicable a todos los contribuyentes, o autonómico, que dependerá del lugar de residencia del trabajador o de donde realice su actividad económica. Es importante a la hora de hacer la declaracion de la renta en una gestoria autonomos saber qué deducciones pueden ser aplicadas en la declaracion de la renta del contribuyente. 

Deducciones para autónomos

Los trabajadores por cuenta propia, más conocidos como autónomos, pueden acogerse a una serie de deducciones acordes a su actividad. Para que un desembolso económico pueda ser considerada como gasto deducible por la Agencia Tributaria, debe cumplir una serie de requisitos:

  • Los gastos deben ser afectos a la actividad económica que realice el autónomo. Esto quiere decir que el autónomo tendrá que demostrar que las transacciones económicas que quiera deducir están ligadas a la actividad económica que realiza, no a su vida privada. Hay casos peculiares, como por ejemplo el caso de la vivienda propia, ya que si se da la situación de que la actividad económica se realiza en la propia vivienda, el contribuyente deberá determinar cuál es el porcentaje del gasto que es atribuible a su trabajo y cual no.
  • Las facturas correspondientes deben justificar dichos gastos de forma conveniente, aunque en ocasiones, siempre que aparezcan todos los datos, pueden valer facturas simplificadas o recibos.
  • También tienen que estar las actividades registradas contablemente por el trabajador a cuenta propia en sus libros de gastos e inversiones.

Cualquier gasto relacionado con la actividad laboral de los autónomos es deducible, pero siempre habrá de ser justificado. Para saber con mas exactitud qué deducciones pueden ser aplicadas para el autónomo lo mas recomendable es acudir a un gestor declaración renta cuando se vaya a hacer la declaracion de la renta gestoria. 

¿Cuáles son los gastos deducibles para los autónomos?

En muchos casos las deducciones para los trabajadores por cuenta ajena se asemejan a las aplicables en el Impuesto sobre Sociedades. Estos son los gastos más habituales que los autónomos pueden deducir en su declaración de la Renta:

  • Sueldos y salarios: Los pagos a los trabajadores en conceptos de sueldos, dietas, gastos de viajes, pagos extraordinarios… son deducibles para los autónomos.
  • Otros gastos de personal: Estos gastos deducibles corresponden a formaciones, seguros por accidente, contribuciones a planes de pensiones o indemnizaciones por despido.
  • Consumo de explotación: La compra de materias primas y auxiliares, material de oficina o mercaderías entre otros. Este consumo se calcula sumando las existencias iniciales más las compras y restándole después las existencias finales.
  • Cuota de autónomos: Es deducible al declarar el IRPF, ya que es un gasto necesario para ejercer la actividad correspondiente.
  • Servicios de profesionales independientes: Cualquier contratación de servicios externos que en cierta situación pueda ser necesaria para el desarrollo de la actividad.
  • Arrendamientos y cánones.
  • Suministros domésticos: Si el autónomo realiza su actividad laboral desde casa y hace conocedor de ello a Hacienda presentando los modelos 036 o 037, podrá aplicar una deducción del 30% en los gastos de agua, luz… en la parte proporcional de la vivienda destinada a la realización de la actividad laboral.
  • Gastos de conservación y reparación: Aquí no se incluyen los desembolsos en mejoras o ampliaciones.
  • Tributos fiscalmente deducibles: Hay algunos impuestos como el IBI o el IAE además de otros tributos de carácter estatal o autonómico que son deducibles.
  • IVA soportado: El IVA solo se podrá deducir siempre y cuando el autónomo no presente las declaraciones trimestrales de IVA, y por tanto no tenga derecho a deducirse las cuotas correspondientes. Ocurre en actividades exentas de IVA como la medicina.
  • Amortizaciones y gastos financieros.
  • Gastos de difícil justificación: para este 2023 estos gastos subirán del 5% al 7% del rendimiento neto previo, limitado en 2.000 euros.

Existen deducciones que presentan particularidades, sobre todo en relación al grado de afectación que tienen en la actividad realizada. Estos pueden ser gastos como el ya mencionado de la realización de la actividad económica en la vivienda, pero también otros, como gastos sujetos a las líneas de teléfono móvil, que Hacienda permitirá deducir en caso de tener dos líneas de teléfono diferenciadas, la personal y la laboral; el vehículo particular y sus gastos de mantenimiento, que será deducible en caso de autónomos que dediquen su actividad a transporte de viajeros o mercancías, o enseñanza de conductores o actividades comerciales; gastos de viajes, que incluyen estancias en hoteles, comidas, cenas…; y gastos de vestuario.

Gastos que se pueden deducir sin factura

Existen una serie de gastos que los autónomos pueden deducir del IRPF sin necesidad de tener factura de los mismos, que son las pólizas de seguros, salarios y seguros sociales, cuota de autónomos, gastos bancarios y de contratos mercantiles e impuestos y tasas municipales.

Gastos no deducibles

Estos gastos no se podrán deducir en la declaración de la Renta:

  • Multas y sanciones
  • Pérdidas de juego o apuestas
  • Gastos realizados con entidades residentes en paraísos fiscales
  • Donativos y liberalidades

Otras deducciones para autónomos

Fuera de las deducciones exclusivas para autónomos, los trabajadores por cuenta ajena comparten con el resto de contribuyentes una serie de deducciones aplicables a sus rendimientos en el ejercicio fiscal correspondiente cuando realizan la declaración de la Renta. Algunas de las más comunes son:

  • Deducciones por familia numerosa: Aplicable hasta 1.200 euros por familia numerosa norma y 2.400 euros por familia numerosa especial. Esta deducción posibilita ser solicitada con anterioridad presentando el modelo 143.
  • Deducciones por maternidad: Aplicable para las madres trabajadoras con hijos de menos de 3 años que coticen por alguno de los regímenes de la Seguridad Social. Hasta 1.200 euros. Solicitable con anterioridad a través del modelo 140.
  • Por gastos de guardería: Hasta 1.000 euros.
  • Deducción por adquisición de vivienda habitual: Solo es aplicable para aquellas viviendas adquiridas antes del 1 de enero de 2013 de las cuales el propietario siga pagando la hipoteca, pudiendo deducirse así un 15% de las aportaciones hasta alcanzar un máximo de 9.040 euros por contribuyente.
  • Deducción por alquiler de vivienda habitual: Siendo titular de un contrato de alquiler previo al 1 de enero de 2015, se podrá deducir un 10,05% de las cantidades pagadas en el ejercicio fiscal correspondiente a la declaración de la Renta, siempre y cuando la base impositiva sea inferior de 24.107,20 euros.
  • Deducciones por donativos.
  • Deducciones por inversión en empresas de reciente o nueva creación.
  • Deducciones por afiliaciones políticas.

Todas estas deducciones que se pueden aplicar en caso de que seas autónomo son difíciles de tener en cuenta cada vez que se realiza la declaracion renta autonomo, por eso en muchos casos es recomendable ponerse en manos de profesionales como una gestoria autónomos que pueda orientarte en que se necesita para hacer la declaracion de la renta, permitiéndote así sacar el máximo rendimiento a tu tributación y evitar errores que puedan suponer problemas con la Agencia Tributaria.

Gestoría e Madrid. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  Telf. 914458632 (solicite cita previa) C/General Álvarez de Castro, 41 - 28010 Madrid. 

ASESORIA CONTABILIDAD

DECLARACION DE LA RENTA

REGISTRO MARCA

LICENCIAS DE APERTURA

DOMICILIACION DE EMPRESAS