Las rentas en especie son la utilización, consumo, u obtención para fines particulares de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por el precio inferior al normal del mercado, es decir, las rentas en especie supondrían préstamos ventajosos por parte de las empresas, siempre y cuando éstas no superen el 30% del suelo recibido.

Para que las rentas en especie sean consideradas como válidas, deben ser pactadas anteriormente por el empresario y el trabajador.

 

Algunas rentas en especie no son necesarias tributarlas, por lo que hay que saber diferenciarlas de las que sí.

 

  • Ejemplos de “rentas en especie”
    1. Utilización de un vehículo de empresa. Es renta en especie cuando el trabajador utiliza el automóvil para el desplazamiento entre su trabajo y su domicilio, será un rendimiento dinerario cuando las empresas entregan a sus empleados gastos en locomoción.
    2. La tarjeta de transporte no tributará
    3. Pago de las cuotas del Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores Autónomos por una entidad a sus socios mediante domiciliación bancaria. Esto es distinto si el pago se realiza mediante entrega de su importe dinerario al socio.
    4. Dietas de comida: No deben exceder los 9 euros diarios.
    5. Acciones de la empresa: Siempre que no superen los 12.000 euros anuales.
    6. Primas o cuotas satisfechas a entidades aseguradoras para la cobertura de enfermedad. Siempre que ésta no supere los 500 euros anuales.
 
alt

 

 

ASESORIA CONTABILIDAD

DECLARACION DE LA RENTA

REGISTRO MARCA

LICENCIAS DE APERTURA

DOMICILIACION DE EMPRESAS